Estimados amigos: 

Con gran emoción y un corazón lleno de agradecimiento, hoy conmemoramos 25 años de una aventura empresarial que ha sido tan desafiante como gratificante. Este aniversario es un testimonio del trabajo duro, la pasión y la dedicación no solo mía, sino de todas las personas que han sido parte de esta hermosa travesía. 

A mi esposa, mi socia incansable, mi compañera de vida. Tu apoyo, fuerza y amor han sido el motor de nuestros éxitos de vida. Gracias por caminar a mi lado, por cada sueño convertido en realidad. 

A mis queridas hijas, por los tiempos robados, por inspirarme a mejorar, por ser la razón más grande para luchar y seguir adelante. Vuestra felicidad es nuestro mayor éxito. 

A mis padres y suegros, gracias por ser el primer ejemplo de trabajo duro, sacrificio y dedicación, por enseñarnos el valor de la responsabilidad y por brindarnos el apoyo constante en cada paso sobre el que construir no solo una empresa, sino una familia. 

Un recuerdo especial para mi padre, “porque la gente buena no se entierra se siembra”. Tu espíritu y legado continúan siendo mi guía. 

Extiendo mi más sincero agradecimiento a nuestro equipo, colaboradores y clientes, cuya confianza y apoyo constante han sido fundamentales en nuestra trayectoria. Gracias por ser parte de esta gran familia. 

Mientras celebramos estos 25 años, miramos hacia el futuro con determinación y entusiasmo. Que continuemos creciendo juntos, construyendo sobre los cimientos de respeto, integridad y compromiso que nos han traído hasta aquí. 

Con profundo agradecimiento, 

Óscar Baro Liébana